FANDOM


Digan lo que te digan, esta es la fiel versión de lo que sucedió.


Para evitar posibles disputas el grupo tomó como buena la propuesta de Bayushi Ichiro votando como Chui provisional a Kakita Sayurhi, que de hecho tuvo bastante trabajo, solucionado de ejemplar manera.


A modo de flasback, mientras quemamos al Oni, Hida Uzuma se dio cuenta que bajo el cuerpo había una vaina de Katana vacía, que se apresuro a recuperar, al hacerlo Usaghi Ozaki la reconoció como la vaina de la Katana de  sus ancestros.

Acompañamos a Usaghi  Ozaki, primogénito del Daimio Oda, y por tanto heredero del clan liebre, hasta su fortaleza, donde fuimos recibidos sin demasiados honores, pero respetuosamente, convidándonos a una cena con el Daimio y sus hijos, además de Ozaki, Tozome, una Shugenja bastante habilidadosa a la par que bella e inteligente. Hasta la cena estuvimos dando vueltas algunos, y otros recuperándonos de nuestras heridas, y nos enteramos que la fortaleza se estaba preparando para resistir un asedio de un ejército escorpión, comandado por Bayushi Tomaki, especializado en ataques contundentes y relámpago.


Durante la cena preguntamos sobre el pergamino que veníamos buscando y nos reconocieron inmediatamente que lo tenían ellos, concretamente la hija, y que estaban descifrándolo. Nos contaron la historia acerca de como llego a sus manos, cómo Ozaki, que se encontraba en una ciudad escorpión cercana obteniendo suministros, fue atraído por una conversación entre Matsu Akira y una samurai escorpión, perteneciente a una familia rival de Akira, presenciando como llegaban a algún tipo de acuerdo, y como el primero le entregaba a la segunda un documento. Ozaki siguió a la escorpión hasta que ella se dio cuenta de la situación y le intentó atacar, fracasando y muriendo en el intento. Del pergamino nos dijeron que habían conseguido descifrar dos frases "...Busca al magistrado esmeralda en el Bosque Shinomen..." y "...Busca hombres para acabar con el objetivo...", que aunque parezcan frases relacionadas, una era del principio del documento y la otra del final. Nos pidieron ayuda para defender la fortaleza, ya que solo contaban con unos 100 hombres armados, de los cuales solo 40 eran samurais, frente a 2000 escorpiones, en ese momento un mensajero interrumpió la cena avisando que el ejército enemigo ya se encontraba a la vista. Les pedimos que nos entregaran el documento, a lo que se negaron, pero nos informaron que había un plan de escape por si la fortaleza caía, para poner a salvo el pergamino.


Kakita Sayurhi, junto a Akodo Kenshi y Hida Uzuma salieron a negociar con el comandante escorpión, trayendo dos ofertas consigo, una del comandante  y otra de la magistrado esmeralda Soshuro Rei. La primera oferta era que entregaran el pergamino, a Ozaki para que fuera juzgado por asesinato y a Tozome para que se casara con un señor escorpión. La segunda, que entregaran al pergamino y a Ozaki a Soshuro Rei para que ella en persona los llevara hasta el emperador y que una pequeña guarnición se estableciera en la fortaleza de forma permanente. El Daimio Usaghi rechazó ambas y se retiró a planificar la defensa.


Poco tiempo después y ya con la noche bien avanzada, unos gritos de ¡¡¡¡NINJA!!!! nos sacaron de las habitaciones, Toku y yo fuimos corriendo al laboratorio donde Tozome descifraba el pergamino, mientras que nuestras fuerzas de choque, Maki, Uzuma, Kenshi y Sayurhi daban buena cuenta de los 4 ninjas que estaban en el pasillo. Según terminamos con la amenaza el primer impacto de catapulta hizo retumbar toda la torre y la batalla dio comienzo. De entre todos, Uzuma y Kenshi destacaron en la vanguardia de la batalla, lo cual no pudo evitar ni retrasar la derrota del ejercito Usaghi, numerosas gestas se podrán cantar de nuestros valerosos compañeros, pero sin duda la más notable fue como Uzuma se abrió paso entre las filas enemigas para recuperar el cuerpo de Kenshi, que si bien no estaba muerto sus heridas le habían dejado fuera de combate. Mientras tanto en la retaguardia nos acabamos juntando el resto del grupo y utilizamos el túnel para salir de la fortaleza junto a Tozome y algunos campesinos, Oda y Ozaki reunieron a los samurais supervivientes para protagonizar una desesperada carga que nos diera tiempo a salir.


Fuera ya del tenebroso túnel, y viendo el devenir de los acontecimientos, le pedí nuevamente el documento a Tozome, y nuevamente se negó, sin embargo Sugai, utilizando una argucia se hizo con el mismo. Cuando la situación se tornaba tensa, Sayurhi medió entre las partes, comprometiéndose a llevar a Tozome ante el magistrado de Sangre, y portar ella misma el pergamino para asegurarse que no cayese en malas manos.


Llegamos a la que antaño fue la fortaleza jabalí, donde alrededor se arremolinaban nuevos reclutas, y fuimos atendidos por el magistrado, que una vez recuperó el pergamino lo arrojo al fuego sin leerlo. Nos informó que el emperador había decidido respetar al clan liebre siempre que alguien de sangre del Daimio recuperara la Katana de sus ancestros.